06 mar 2014
marzo 6, 2014

Monica adopta a un perro invidente

0 Comment

Boludo, un bonito labrador de cinco años, ha salvado la vida gracias a la generosidad y al cariño de muchos amantes de los animales. Su propietario, sin embargo, no parecía estar por la labor de que este animal, que se encuentra casi ciego, pudiese seguir viviendo pese a su discapacidad. El dueño del can, que no solo es de raza sino que cuenta con pedigree, con todos los papeles que lo acreditan, decidió acudir a un veterinario de Cedeira para sacrificar a su mascota, por el simple hecho de haber perdido la vista. El veterinario no accedió a realizar lo que le pedía el dueño y decidió quedarse, en principio, con el perro, con el fin de evitar esa muerte, que consideraba innecesaria ya que el animal no tenía ningún padecimiento.

Aquí entra en juego Destina Hürriyet, una amante de los animales que ya cuenta con otros perros y que, conocedora de la historia, se dirigió de Ortigueira a Cedeira para acoger al can, ya que el veterinario no puede hacerse cargo de todos los perros que acuden a su clínica. Destina decidió dar a conocer la historia de Boludo en las redes sociales y se puso en contacto con protectoras de animales para facilitar la adopción del perro, porque ella misma cuenta con otros canes acogidos.
El destino y el cariño por los animales de quienes frecuentan las páginas de perros abandonados o perdidos hizo que desde Valencia, Mónica, consultase el Facebook de la Protectora de Animales Os Palleiros, que se hacía eco del anuncio puesto por la joven de la comarca de Ortegal.

Mónica se puso en contacto telefónico con Destina, que se emocionó al conocer la noticia, y empezó a pensar cómo hacer para poder trasladar a Boludo desde Ortigueira hasta Valencia, que será el nuevo hogar de este labrador.

Pero la historia no acaba aquí, porque Mónica no es solo una persona concienciada con el cuidado y la protección de los animales. Ella entiende a la perfección lo que puede estar pasando este perrito, tras haberse quedado ciego. Y es que Mónica Merenciano también padece una discapacidad visual, que no le ha impedido, en ningún caso, realizarse como persona.

El gallego Boludo será ahora el perro de compañía de Mónica, y este no podía haber encontrado mejor propietaria. Lejos de valorar sus papeles de pedigree, que tal vez haya sido lo que tuvo en cuenta el propietario que decidió no solo abandonarlo sino optar por el sacrificio, Mónica tuvo en cuenta lo que el animal es, un perro ciego que necesita, sobre todo, cariño y afecto.

El otro pilar de este monumento a la generosidad, Destina Hürriyet, ya está preparando el encuentro. Será el próximo martes, coincidiendo con un desplazamiento de la deportista a Madrid. Destina ha barajado la posibilidad de que alguien que se trasladase a Madrid pudiese llevar al animal para entregárselo a su nueva dueña y amiga, pero, de no ser así, ella misma está dispuesta a viajar a la capital para ceder a Boludo.

El perrito, finalmente, ha tenido suerte de toparse en su camino con tres personas que han evitado lo que su propio dueño había decidido para él. El veterinario, Destina y Mónica Merenciano son los héroes de este labrador que, aunque no pueda ver sus caras, sentirá, sin duda, la felicidad que seguramente irradian.